El tango en el precio de venta de entradas del Webery Social Media

El último viernes ha sido otra vez un día emocionante. Los últimos ajustes los hice ya pasada la medianoche. Hice una prueba rápida y saque el widget inmediatamente. O eso pensaba. En cuestión de poco tiempo el precio subió a 5 euros porque el formulario seguía ahí.

El tango del Webery Day Social Media

Había personas registrándose e incluso una que acabo comprando a 1 euro. Entré ya casi en modo de pánico y se me ocurrió por suerte desactivar el widget. Contacté la persona para avisar que esa venta todavía no era válida. “Empezamos bien” pensé. Por suerte se lo tomo bien. Se lo tomo incluso con humor. “Te confirmo que vuestra pasarela de pago funciona bien”.

Llega el gran día de la venta de entradas

Bueno todo bien hasta aquí. Llego el día y la hora. A las 10:59:59 activo el widget. Ahora todo va muy rápido como siempre. En cuestión de segundos el precio va subiendo. En paralelo estoy hablando por teléfono con mi co-organizador Amel. Me aseguro que la web no se caiga. Mi mujer Corinna me dice el precio actual. Cada 5 a 10 segundos cambia. Después de 45’ el precio ya iba por 30 euros. 31, 45, 65… ¡En menos de 2 minutos el precio ya estaba en 77 euros! Esto era una locura. ¿Por cuánto vamos pregunta Amel? Le echo un vistazo rápido a los ingresos. “607 euros”. Las matemáticas no se me dan demasiado bien pero aquí algo falla. Si todas las entradas se hubieran vendido deberíamos estar por encima de 3.000 euros. Pasan 6 minutos más. El precio está en 143 euros. Además el formulario muestra 26 entradas vendidas.  Refresco la página. Ahora salen 5 euros. Pensé para mí: “Esto desde fuera  no tiene muy mala pinta sino lo próximo.”

¿Qué c*** había ocurrido?

Me he saltado toda la parte todo en paralelo voy respondiendo mails de personas que no entienden el precio mostrado y las entradas vendidas. Amel responde las quejas por Twitter. Nadie lo dijo tan claro pero pensarían: “¿nos estáis tomando el pelo?” En vez de un algoritmo había un mono dentro del formulario que bajaba y subía los precios aleatoriamente.

Vamos a ver. Pensábamos que éramos muy listos. Después de la primera experiencia con el primer Webery Day donde se vendieron 32 entradas a 1 euro no queríamos repetir esta historia. Si recuerdo llegar los primeros mails todos mostrando 1 euro casi se me para el corazón. En esta ocasión optamos por un sistema de compra de venta de entradas muy parecido al que tienen las líneas aéreas para vender sus billetes. Claro, estas no tienen a 200 personas esperando para comprar las entradas más baratas. Aquí estuvo el fallo. Analicemos brevemente el funcionamiento:

  • Cada precio se podía reservar únicamente 1 vez y no existía la posibilidad como la última vez de reservar 32 entradas a la vez.
  • Durante 8 minutos tenias tiempo de efectuar el pago y permanecía y tu precio permanencia bloqueado.
  • Una vez rellenado el formulario no se vaciaba y el usuario podía reservar tantos precios como quería.
  • Los precios que después de 8 minutos no se vendían volvían a la cola (es por eso que se mostraban 26 entradas vendidas y el precio estaba en 143 euros, cosa que no parece nada lógico a primera vista).

Algunos usuarios tenían que haber intuido este funcionamiento desde el principio. Estaban refrescando continuamente el precio haciendo clic sin parar en el botón de comprar. El record esta en 135 reservas de precio efectuadas por un único usuario. Saludos a Bea, Carlos y Erik desde aquí… :)

Había algunas personas que habían comprado su entrada por encima de 120 euros estando el precio después de 1 hora en 43 euros. Evidentemente contactamos a todos que estaban por encima del precio en ese momento para que pudiesen realizar la compra al precio más bajo y hacerles la devolución de la más cara.

Los planes para el próximo Webery Day en Valencia

Sabíamos desde el principio que esta manera de vender las entradas era una locura. Ya lo vimos en abril con el primer intento. Es un experimento total que puede no funcionar porque todavía no hemos encontrado la fórmula perfecta. Cuando te arriesgas y pruebas cosas nuevas puedes cagarla. Estoy seguro que hemos perdido la confianza de muchas personas que tenían muchas ganas e ilusión de ir al evento pero que al final han tomado la decisión de no acudir por sentirse engañados. Lo entiendo perfectamente.

A pesar de esta mala experiencia no nos rendimos y seguimos mejorando el sistema para convertir la compra de entradas en una fiesta y hacerlo especial. Tenemos algunas pequeñas mejoras con las que esperamos evitar que los precios suban tan rápidamente:

  • El precio queda bloqueado para un usuario durante 2 minutos en vez de 8 minutos.
  • El formulario se limpia una vez efectuada un intento de compra para no poder subir el precio tan rápido.
  • Número máximo de compra de entrada por usuario: 5.
  • Ofreceremos la posibilidad de descargar el listado con las reservas de precios para hacer todo el proceso más transparente (lo ideal sería en tiempo real pero para esta vez no llegamos).
  • Posibilidad de hacer varias reservas y realizar una devolución sobre la entrada más cara (en el caso que se realice una compra pero luego se puede repescar un precio más bajo que vuelve a la cola).

Si te interesa ver lo que nosotros vivimos en directo te puedes descargar el Excel con todas las reservas y compras realizadas. Hemos quitado los datos personales. Igual os interesa ver en cifras y con datos la locura que vivimos nosotros el pasado viernes.

Bueno, lo dicho. Tenemos todavía mucho curro por delante y unas ganas enorme que todo esto empiece ya. Ya cuando hayan pasado las ponencias os contaremos con tranquilidad todas las anécdotas que no han entrado en este post…

¿Nos vemos en el próximo Webery Day Social Media el día 8 de junio en Madrid (precio a la hora de publicar el post 56 euros)? ;)